¿CÓMO ELEGIR PSICÓLOGO O PSICÓLOGA?

Si ya has decidido ir al psicólogo y no conoces a nadie a tu alrededor que te recomiende uno…


Comienzas la búsqueda en Internet y te salen doscientos mil.

Seguramente todos son expertos y buenos en los servicios que ofrecen.



Peeero... cada uno con sus especialidades, peculiaridades, tienen “Másters del Universo”, han hecho un montón de cursos, técnicas de terapia que te pueden sonar a chino… Las hay atractivas/os, con fotos de poses de seguridad, divertidas/os, amables, mayores, jóvenes...

Entre tanta variedad de profesionales no sabes qué hacer.


Entonces… ¿En qué me baso para elegir a un psicólogo o una psicóloga?


Para ayudarte a elegir el mejor profesional para ti, te voy a dar unos consejos que no son determinantes, pero te pueden orientar un poco:


Empezamos por el principio… Lo mínimo de lo mínimo que han de tener las psicólogas y los psicólogos es el Grado o la Licenciatura de Psicología y estar colegiadas/os. Normalmente suelen ponerlo en su web. Parece muy obvio, pero en esta profesión hay mucho intrusismo y las palabras “terapia” y “psicoterapia” están degradadas hasta cotas inimaginables que, con solo ponerlo en algún sitio, ya parecen tener una trascendencia que puede llevar a confusión.


Fíjate si en su página web indica algo relacionado con tu problema con el que te puedas sentir identificada o identificado. Explora sus apartados de “sobre mí” o lo que haya en su web y, si te transmite buenas sensaciones, llama a su número de teléfono (tendrás que tener en cuenta el modo de contacto que ofrecen primero, un correo e-mail, o mensaje de WhatsApp para que luego te llame).


Llama para informarte y sentir si continúan esas sensaciones. Pregúntales sobre cómo trabajan, cómo te ayudarían, cuáles son sus honorarios, cuánto dura la sesión y todo lo que creas necesario para quedarte sin dudas. Es importante que te dé tiempo a escucharles y percibir cómo te han hecho sentir para después decidirte. Observa si te sientes escuchada o escuchado.


Habrá quien piense que todo esto está muy bien,

pero que se pregunte ¿Y cómo sé yo si me dará “buen feeling”?


Pues algunas pistas podrían ser:


- Me gusta cómo se expresa o cómo me responde.

- Si me contesta a lo que le pregunto o me da rodeos.

- Le percibo cercano/a o profesional por su tono de voz (aunque esto va en función de lo que busque cada uno).



Algunos profesionales ofrecen un primer contacto online o presencial para hacer una pequeña entrevista, y que así puedas conocerles y ver tus opciones de tratamiento.


Sinceramente, una parte muy importante (por no decir lo más importante) es que te sientas cómoda o cómodo y te dé “buen rollito” para trabajar. Recuerda que con esta persona vas a compartir hechos, pensamientos, sensaciones y sentimientos que quizás no hayas contado a nadie, y para eso necesitas sentirte segura o seguro. Fíate de tu intuición y de tus sensaciones.


Nos podremos equivocar, pero guíate por lo que sientas.


Hay algo muy importante en el mundo de la Psicología que llamamos el “vínculo terapéutico” y, a grandes rasgos, es la buena sintonía que hay entre psicóloga o psicólogo y paciente para trabajar. Es un elemento muy importante para que la terapia funcione (te lo digo yo por experiencia 😉).


Por tanto, es inevitable hacer un poco de peregrinaje por algunos profesionales y “ver” qué sensaciones te da. Elige a aquel profesional que te dé confianza para estar acompañada o acompañado en medio de la tormenta.


Recuerda que la psicóloga o el psicólogo es una persona que te acompañará en el camino de la resolución de tus problemas o de tu crecimiento personal y, para eso, se necesita estar a gusto, tranquilo y confiado, porque habrá momentos difíciles y es muy importante que te sientas segura o seguro para poder trabajar y avanzar en tu camino.


Es cierto que en la Psicología hay diferentes orientaciones para trabajar un mismo problema. Algunas orientaciones tienen más evidencia científica que otras, pero eso no significa que no te puedan ayudar. Este tema lo ampliaré en otro artículo. No obstante, si tienes alguna duda o necesitas ampliar información, puedes escribirme a rebecarogerspsicologa@gmail.com.


Y si has llegado hasta aquí... muchas gracias por invertir tu valioso tiempo en leerme.


En caso de que necesitaras ayuda... ¿me llamarías para poner a prueba el artículo? 😊









149 visualizaciones10 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo